• Uzbekistán

    <
    >

    UN CUENTO ORIENTAL EN LA RUTA DE LA SEDA

    Explorar el mundo es también explorar su historia, y el hombre siempre ha sido aventurero, comerciante o guerrero. El mundo comercial ha tenido sus rutas de intercambios y una de ellas fue la llamada Ruta de la Seda, la red comercial más utilizada que conectaba China con India, Persia, Siria, Europa y África, y Samarcanda fue uno de sus puntos estratégicos.

    Las mujeres romanas, desde el principio de nuestra era, adoraban ese tejido tan suave secretamente elaborado por los chinos. Con los cambios políticos que revolucionaron el imperio mongol en el siglo XV, la caída del imperio bizantino y los problemas regionales, la Ruta de la Seda decayó mientras las rutas marítimas surgían y ofrecían más seguridad, pero la ruta siguió siendo usada por algunos comerciantes. Samarcanda y Bujará (o Bokhara) siguieron luciendo su esplendor, parte del cual ha llegado hasta nuestros días.
    Uzbekistán fue parte de la URSS, y después de la independencia, el país estaba re- surgiendo de su entumecimiento, las mezquitas estaban vacías o en ruinas, el país era pobre, y la gente muy poco comunicativa. En la actualidad, es un país fabuloso con tesoros legados por su historia donde siempre surge la obra del gran Tamerlán, conquistador, líder militar y político turco-mongol, que en dos décadas conquistó gran parte de Eurasia entre 1382 y 1405.

    TASHKENT
    La entrada por avión a Uzbekistán es por Tashkent, pueblo creado antes de la era musulmana. Ahora es una ciudad arbolada con grandes avenidas adornadas de jardines y edificios modernos que reemplazaron los edificios soviéticos. Uno de los edificios más importantes de la ciudad es la madraza de Kukeldash que data del siglo XVI, sus fachadas cubiertas de azulejos azules y floridos encierran un inmenso patio rodeado por las celdas de los estudiantes. Ahí se encuentra un pequeño edificio donde se guarda uno de los ejemplares más antiguo del Corán, conocido como el Samarkand Kufic Quran, que data del año 655.

    En el mercado, es agradable caminar y observar los vendedores y compradores negociando, admirar los deliciosos chabacanos, almendras, frutas secas y especias. El metro es un medio de comunicación ideal para ir de un punto al otro, para llegar a la plaza de Tamerlán con sus imponentes edificios de diferentes épocas y cerca se encuentra el museo Amir Timur que cuenta la historia de la región.

    JIVA O KHIVA
    En un vuelo de 2 horas se llega a Urgench donde se encuentra Khiva, una impresionante ciudad amurallada con unan puerta monumental que se abre en la fastuosa muralla de barro crudo que encierra la ciudad antigua, que invita a pasar la puerta del tiempo. La leyenda cuenta que en Jiva, Sem, el hijo de Noé, cavó los pozos Kheivah y en medio de esa planicie árida, sus habitantes desarrollaron un complejo sistema de irrigación a partir del siglo II a. C. Ese paraíso en medio del desierto fue conquistado por griegos, árabes, mongoles, uzbecos y aquí nacieron el matemático al-Juarismi y el sabio al-Biruni.

    BUJARÁ O BUKHARA
    El coche recorre las lentas horas por la estepa desértica aplastada por el sol, hasta llegar a Bujará, otra ciudad histórica situada en la Ruta de la Seda, donde se mezclaban judíos, zoroastras, musulmanes y cristianos. Aquí nació el pensador persa Avicena y Bujari, uno de los principales recopiladores del Profeta. La ciudad es un oasis de árboles, fuentes y estanques en medio de un desierto, y su impresionante fortaleza, el Ark, desafía el tiempo, protegida por la grandeza de la puerta monumental coronada por un palacio y su mezquita que albergan hermosos libros del Corán.

    Bujará invita a caminar por sus callejones, inventar su propia historia en el tiempo, descubrir un pintor de miniaturas y caligrafía, conocer sus joyeros, disfrutar del hammam con un inolvidable masaje, sentir la dulzura del tiempo que pasa desde la terraza de un restaurante cuando la noche cae sobre la ciudad.

    SHAKHRISABZ Y EL PALACIO AK-SARAY
    Camino a Samarcanda, vale la pena visitar Shakhrisabz para descubrir los restos del Palacio Blanco, Ak-Saray, el más grandioso de la época de los timúridas, al final del siglo XIV, construido por Tamerlán con la ayuda de 50,000 esclavos. Consistía en varios edificios, piscinas, puertas monumentales, patios y jardines. La altura del portal principal llegaba a 70 metros, con torres de 80 metros, cubiertos de azulejos así como los suelos. Solo quedan dos pilones que atestiguan la grandeza del palacio. Es un lugar que impacta y la ciudad entera se está remodelando.

    SAMARCANDA
    La carretera lleva a una de las ciudades más antiguas del mundo, aún habitada, que debe su auge a la Ruta de la Seda. La ciudad moderna rodea los vestigios de su grandeza pasada. Afrosiab fue creada en el siglo VII a. C. y por ella pasó Alejandro Magno, pero de esa ciudad precursora solo quedan unas colinas y un museo con hermosas pinturas murales. Samarcanda cayó bajo el dominio turco, árabe, unos prisioneros chinos libraron el secreto de la fabricación del papel en 751, y se fundó la primera fábrica de papel que se extendió por el mundo.

    Su impactante centro es el Registán (“lugar de arena” y centro medieval), un auténtico escenario de las Mil y una noches, una sinfonía en azul. Tres madrazas rodean la gran plaza: Ulugh Beg (1420) contiene azulejos con temas astronómicos; Sherdar (1626) con sus adornos de tigre cargando el sol que desafían la prohibición del islam de representar seres vivos; y Tilla-Kari en el centro (1660) es azul y dorada. El conjunto es un lugar que deja atónito.

    La mezquita Bibi-Khanum, construida en la época de Tamerlán, presenta una puerta monumental de 35 metros de altura, su minarete y sus salas con columnas. La necrópolis Sha-I-Zinda está construida sobre los restos de la ciudad de Afrosiab donde existían lujosas mansiones y cuenta con más de 20 mausoleos de gente importante en el tiempo de Tamerlán.

    Un tren rápido del siglo XXI invita a despertar de ese sueño de las mil y una noches para hundirse en el tiemop real y llegar en 2 horas a Tashkent. Uzbekistan invita a soñar en las hazañas de la Ruta de la Seda, donde se encuentra la perla de Asia, el corazón de una historia que hace soñar a todos los viajeros.

    COMO IR
    Vía Estambul o Moscú.

    CUANDO IR
    Todo el año, el invierno es frío con posibilidad de nieve y el verano es muy caluroso.

    travelquest.com.mx