• Guardianes del tiempo y la eternidad artística

    <
    >

    por ARTURO EMILIO ESCOBAR
    fotos CORTESÍA CASAS RELOJERAS

    La manufactura de alta relojería es una disciplina y arte que se transmite de generación en generación. Desde hace siglos, las creaciones de las casas más emblemáticas de Ginebra dan testimonio de una incesante búsqueda de la elegancia, la perfección y el ingenio de medir el tiempo por la eternidad. De igual forma, un artista dedica su mayor atención y destreza en los más finos detalles de su obra, un gesto imprescindible para alcanzar la eternidad del tiempo.
    Una nueva generación de hombres que viajan por las grandes capitales del mundo, irradiando una atípica elegancia, han recuperado el gusto por las más finas tradiciones, admirando la expresión artística, interesándose por la evolución con bases fundamentadas, evocando su pasión por lo íntegro y perpetuo al elegir las nuevas ediciones de alta relojería que a continuación te presentamos.

    VISIÓN AUDAZ DEL MUNDO
    Después de presentar la nueva versión de su icónica colección Overseas, dentro del marco del SIHH 2016, Vacheron Constantin lanza el nuevo Overseas World Time, cuya carátula está formada por tres partes y muestra 37 zonas horarias.

    Al centro del reloj aparece una proyección cónica del mapa Lambert, que representa los continentes desde el hemisferio norte, realzado con un acabado de chorro de arena satinado. El segundo disco concibe la representación de los océanos con un acabado terciopelo. A su vez, el tercer disco de zafiro sobre el mapa señala las indicaciones de día y de noche a través de un tono humo sutilmente degradado, que está sincronizado con el disco de 24 horas. Finalmente, en el anillo exterior, con un fino lacado transparente, apreciamos la indicación de las horas y los minutos.

    Con un calibre 2460 WT y un movimiento automático fabricado y patentado por Vacheron Constantin, la pieza funciona a una frecuencia de 28,800 alt/h y dispone de una reserva de marcha de 40 horas. El Overseas World Time, con 255 componentes y 27 rubíes, es un instrumento de tiempo diseñado para un trotamundos que, además, aprecia la perfección y el arte de la alta relojería.

    A través de la corona, fácilmente puedes ajustar todas las funciones e indicaciones. Además, las manecillas luminiscentes son de oro, al igual que su masa oscilante de 22K, la cual lleva un símbolo universal que indica los puntos cardinales para los viajeros: la rosa de los vientos, que fue acabada con chorro de arena pulido. Este flamante reloj de hora mundial se presenta en tres versiones: con carátula azul, plateada o marrón.

    UN MOVIMIENTO DE ALTA FACTURA
    Concebido y fabricado en los talleres de alta relojería de Chopard, el calibre L.U.C 03.10-L se articula alrededor de una rueda de pilares que dirige las operaciones, entre ellas la de flyback. Además, el sistema de puesta a cero de los contadores y el segundero central se efectúa por medio de martillos de contacto progresivo, garantía de precisión. Esta base excepcional alberga el calendario perpetuo del L.U.C Perpetual Chrono.

    Su calendario se reconoce por su gran fecha de doble ventana en la que figuran el día, el mes y la naturaleza del año: normal o bisiesto, asimismo, su fino diseño se completa con una indicación día/noche y una representación de las fases de la órbita de la luna. Este especial sistema garantiza una gráfica y precisa lectura de la edad de la luna, que no se desvía más de un día cada 122 años.

    Es importante notar que la configuración original de este calendario utiliza los mismos espacios que el cronógrafo: los dos contienen indicaciones situadas a las tres y a las nueve horas. La arquitectura del calendario perpetuo se adaptó con el fin de desplazar algunos milímetros el año y el indicador día/noche. Esta disposición marca la estética de la esfera y de sus contadores, es toda una poesía del arte de la relojería contemporánea de Chopard, que ha logrado sublimar los engranajes desde hace más de 150 años.

    La caja de 45 mm del L.U.C Perpetual Chrono está enteramente realizada con oro Fairmined de 18k. A su vez, la esfera está recubierta de rutenio gris y fue surcada por un motivo de guilloché realizado a mano, que difunde su juego de luz desde la doble ventana de la gran fecha. De una calidad sin ostentación, esta nueva pieza se inscribe en el refinamiento natural de un caballero que domina el mundo.

    INGENIERÍA CON CARÁCTER VINTAGE
    Desde 1955 el nombre Ingenieur es sinónimo de ingeniería de fiabilidad, máximo rendimiento e innovación técnica. Ahora, IWC Schaffhausen escribe una nueva página en su historia de más de 60 años con tres ediciones especiales.

    En una serie limitada de 74 ejemplares, el Ingenieur Cronógrafo Edición 74th Members’ Meeting at Goodwood rinde homenaje al legendario acontecimiento del deporte de carreras celebrado en el sur de Inglaterra. A su vez, los modelos Ingenieur Cronógrafo Edición Rudolf Caracciola e Ingenieur Cronógrafo Edición W 125 reflejan la fascinación por el deporte del motor clásico, de los cuales fueron manufacturados 750 ejemplares de cada modelo. Por primera vez, en los tres modelos se utiliza el nuevo calibre 69370 de IWC.

    El movimiento de cronógrafo, en estilo constructivo de rueda de columna, está formado por 200 piezas y tiene un diámetro de 30 milímetros con una altura de 7,9 milímetros. Además, la cuerda de gatillo bidireccional consigue una reserva de marcha de 46 horas tras 1123 giros de la masa oscilante, incluso el volante está provisto de una frecuencia de cuatro hercios y proporciona una elevada precisión de marcha. El movimiento, provisto de 33 rubíes, está decorado con Côtes de Genève y perlado.

    El carácter vintage en el diseño de los nuevos modelos expresa una sorprendente nota de color y vanguardia, pero traslada al Ingenieur a la edad de oro del deporte del motor clásico. Con un claro enfoque hacia la tecnología y el desarrollo, la manufactura suiza IWC Schaffhausen se ha hecho un nombre en todo el mundo gracias a su pasión por soluciones innovadoras, su espíritu inventivo y gran habilidad técnica para fabricar obras maestras de la Haute Horlogerie desde 1868.

    ELEGANCIA Y MAESTRÍA
    La fascinante personalidad del nuevo Clifton Cronógrafo Calendario Completo se revela gracias a la asociación de dos funciones: un cronógrafo y un calendario completo, toda una garantía de refinamiento para los hombres de mundo que eligen un reloj singular y atemporal, pero también tradicional y moderno. Como una perfecta combinación de maestría relojera y elegante diseño, esta colección de la maison Baume & Mercier se presenta en tres versiones.

    Con un diseño extremadamente clásico, los relojes son animados por un movimiento automático de fabricación suiza, calibre Valjoux 7751, y cuentan con dos complicaciones altamente funcionales: un calendario completo y un cronógrafo. El calendario tiene una aguja central y se completa con una indicación del día y del mes en dos ventanillas, situadas a las 12 horas, además de un indicador de día/noche a las nueve horas.

    Situada en un contador a las seis horas, la función de fases lunares se revela mediante un disco móvil que realiza una rotación completa en un mes lunar, es decir, en 29 días y medio. Asimismo, los segundos del cronógrafo se indican mediante el segundero central. En paralelo, dos contadores auxiliares, situados a las 12 y a las 6 horas, permiten registrar los minutos y las horas, respectivamente, y la función de cronógrafo se resalta mediante agujas de acero azulado.

    En la parte trasera, el fondo de cristal de zafiro permite contemplar los acabados de gran refinamiento: la decoración snailed y Côtes de Genève de la masa oscilante. Además, el perlado de los puentes, la platina y los tornillos azulados se inscriben en la tradición relojera suiza de Baume & Mercier, que siempre da gran importancia a la impecable calidad del acabado de sus modelos.

    INÉDITA Y EXCEPCIONAL
    Girard-Perregaux celebra su 225 aniversario con una colección que debe su nombre a la calle en la que se ubica la manufactura en Suiza: Place Girardet.

    Cada reloj revela una plaqueta de oro, grabada con un año y una cita en el centro de la esfera, que rememora un notable acontecimiento, desde la fundación de Girard-Perregaux en 1791 y culminando con el 2016, por el 225 aniversario de la casa relojera. También vemos importantes fechas de la historia universal, por ejemplo el año 1808 celebra la Sinfonía No. 5 de Beethoven. Asimismo, encontramos sucesos de la historia de México, como la Independencia y la Revolución.

    El frontal de las piezas muestra el emblemático puente de oro de la manufactura y, colocado a las seis, por primera vez apreciamos por encima de las oscilaciones un balance Microvar de inercia variable. Incluso, a las nueve, fijada directamente sobre el movimiento, la plaqueta de oro aparece sobre la esfera, a través de una ventanilla. Es un fino arreglo en la regulación de la energía que, a su vez, mejora la precisión en la medición del tiempo.

    Su nuevo calibre cuenta con 194 componentes y ofrece las funciones de horas, minutos y segundos, cuya reserva de marcha asegura 54 horas de funcionamiento. Los artesanos de la manufactura decoraron el movimiento según las técnicas tradicionales: Côtes de Genève y perlage sobre la platina y los puentes y soleillage sobre la masa oscilante. Un águila, símbolo de Girard-Perregaux desde 1897, así como la mención a la edición de aniversario, están grabados sobre el movimiento.