• LA MEJOR COCINA CRIOLLA EN LOUISIANA

    <
    >

    Un recorrido grastronómico de tres tiempos y a ritmo de jazz; con tres escenas típicas del encanto sureño: una antigua y lujosa plantación, un restaurante de vecindario y la mejor cervecería de Nueva Orleans. ¡Buen provecho!

    POR ANDONI ALDASORO
    FOTOS LIDIA R. WAH

    “Se pronuncia New Orleans”. Nu Órliiins, yo repito. Eliska, la alegre afroamericana de la arrendadora de autos sonríe aprobando. “¿Sabes usar el gps?” Tan bien como sé usar mi vieja Guía Roji, esto nada más lo pienso; lo que respondo es un simple: “yes”. Hace mucho que no manejo un coche automático y, haciendo gala de mis mejores convulsiones automotrices, tomo Airline Highway con dirección a la Interstate 90, hacia Baton Rouge, capital de Louisiana (Looisiana).

    La tradición gastronómica de Nueva Orleans, y de todo el estado, es algo tan reconocido y aclamado como su otro orgullo: el jazz. Ya sea con trompetas y baterías o cacerolas y especias, los lugareños ofrecen a los afortunados visitantes lo mejor de su repertorio. Con ingredientes y técnicas provenientes de lugares tan dispares como Francia, Portugal, Grecia, Cuba y todo el continente africano, la comida criolla de Louisiana se ha convertido en una de las más ricas en sabores de todo el mundo.

    El camino por las autopistas del sur de Estados Unidos es rápido y eficiente para quien sabe a dónde va. Nosotros, gracias al gps, lo sabemos. Cargados con libreta, cámara fotográfica y un hambre creciente recorremos las autopistas pantanales. Primera parada: Houmas House Plantation and Garden.

    Hay dos cosas que resultan impresionantes al entrar a Houmas House: la primera son los gigantescos live oaks (robles sureños de más de 500 años) que flanquean el camino delineado en el césped, hacia la casa principal; la segunda, el sonido armónico y estruendoso que proviene del estanque, “¿son patos?” pregunta Lidia mientras se acerca para tratar de fotografiar al animal misterioso. “no” exclama nuestra guía, “son ranas”. Mi mente, embotada por el calor, no permite diferenciar aves de anfibios y redirecciono la conversación hacia temas más líquidos: “¿qué toman aquí para, si no extinguir, combatir al calor?”. Casi cualquier respuesta me hubiera servido, pero mis papilas gustativas nunca esperaron lo que estaba a punto de pasarles. “Este es un mint julep” y me dan un vaso aperlado por gotas heladas. El primer trago es como sumergirse en un río cristalino y fresco. El mint julep, originario de esta plantación, es básicamente un mojito con bourbon en lugar de ron.

    La velada prosiguió en el restaurante de Houmas House. Seis pequeñas mesas iluminadas por velas. Mi plato se convertía interminablemente en un jardín de las delicias donde el risotto de langosta y el crab cake fueron amos y señores.

    LA MEJOR MESA EN LA CUNA DEL JAZZ
    “Podemos decir que aquí hay más restaurantes que personas. Tantos que podrías pasar toda la vida comiendo en un local distinto cada día y nunca repetir. Con tanta comida, sin duda, vivirías muy poco, pero qué vida más maravillosa habrías llevado, ¿no?” exclama el taxista. Es palpable el orgullo y el cariño que la gente de aquí siente por su ciudad. De vuelta en Nueva Orleans tomamos la calle Prytania hasta llegar a la zona residencial del Uptown, en palabras del taxista parlanchín “where the old money is”, este es uno de esos vecindarios en el que uno, en algún momento de su vida, querría vivir. El Upperline Restaurant ocupa una discreta esquina.

    Al notar mi acento mexicano y mi inexperto interés por el arte, la dueña y hostess JoAnn Clevenger se sienta en nuestra mesa, cosa que sospecho ha de pasar muy seguido. Le pregunto a JoAnn cómo definiría la comida de este lugar “clásica criolla de Nueva Orleans con espíritu aventurero” y, para que no se me olvide, lo anota en un menú lleno de platillos como el Drum Piquant (pescado de lago) con camarones extra picantes, o el Gumbo criollo de pato; platillos que por sí solos valió el viaje.

    El taxista de regreso fue muy silencioso. La húmeda noche en la calle Decatur, a pocos metros del Mississippi, apenas comenzaba. Al cruzar por cada puerta nos reencontramos con el jazz y con los olores especiados de la cocina cajún. Los acordes del número 527 son muy convincentes y, sumando que el letrero afirma que este local produce la mejor cerveza de Nueva Orleans, no hay discusión alguna. Entramos en la Crescent City Brewhouse dispuestos a tomar el tour de prueba de las cinco signature beers que fabrica y destila la Brewhouse: Pilsner, Red Stallion, Black Forest, Special Brew y Fine Lager. Mentiría si dijera que recuerdo ahora, o que me enteré en su momento, de cuál fue mi favorita. Todas tomaron por asalto mi paladar y no lo dejaron libre por tres horas después, cuando, deambulando por Jackson Square, mi estómago y yo encontramos alivio comiendo un Lucky Dog (larguísimo hot-dog con chili). Me sentí tan realizado que quise compartir con el extraño expendedor de salchichas que ya sabía decir New Orleans como uno de ellos. Y lo dije, o al menos lo intenté.

    DESCUBRE LOUISIANA
    Cómo llegar
    Nueva Orleans es un destino recurrente en las aerolíneas nacionales. Si deseas visitar el Cajun Country u otras partes del estado es recomendable rentar un automóvil; si es con gps, mejor.

    Dónde comer
    Houmas House Plantation and Gardens
    Es una de las plantaciones mejor restauradas abiertas al público. No olvides pedir un mint julep. 40136 Highway 942, Darrow, Louisiana.

    www.houmashouse.com

    Upperline Restaurant
    Uno de los mejores restaurantes de la ciudad, en uno de los vecindarios más hermosos. 1413 Upperline Street, Nueva Orleans, Louisiana.

    www.upperline.com

    Crescent City Breewhouse
    Situada en un edificio histórico restaurado, la mejor cervecería del French Quarter ofrece bebidas hechas en casa. 527 Decatur Street, Nueva Orleans, Louisiana.

    www.crescentcitybrewhouse.com

    Lucky Dogs
    Ya sea en Jackson Square, en Bourbon Street o en cualquier lugar del French Quarter es muy probable que te topes con los famosos Lucky Dogs. No puedes dejar de probar un Lucky Dog ($4.75) y tomarte una foto con el famoso carro-salchicha.

    Dónde dormir
    Maison Dupuy
    1001 Toulouse Street, Nueva Orleans, Louisiana.

    www.maisondupuy.com

    Ormond Plantation
    13786 River Road, Destrehan, Louisiana.

    www.ormondplantation.com