• EXTROVERSION PARA LIBERAR EL TIEMPO

    <
    >

    Giancarlo Mantuano, CEO de la marca suiza Bomberg, impartió un taller de relojería en la Ciudad de México donde conocimos la versatilidad, materiales y diseño de sus piezas, como la colección Bolt-68.

    POR Arturo Emilio Escobar
    FOTOS Cortesía Bomberg

    Recién llegada al mundo de la relojería, la marca Bomberg surgió en 2012 en Neuchâtel, la cuna de la industria relojera suiza. Su juventud e ímpetu los ha fortalecido en estos cinco años de vida, en los cuales han presentado arriesgados diseños y conceptos de vanguardia, ganando adeptos en todo el mundo por su personalidad lujosa, atrevida y siempre diferente.

    “Rick De La Croix, nuestro presidente, tuvo la visión de establecer una marca que nació libre de prejuicios y ataduras del tiempo pasado, justo por eso podemos innovar y construir una historia nunca antes vista, no obstante buscamos permanecer en el mercado por nuestra calidad y precisa manufactura,” explicó Giancarlo Mantuano, CEO de Bomberg. “Somos fieles al pensamiento de Rick, buscamos formas diferentes de hacer las cosas, por eso su guía se ha convertido en toda una filosofía, donde la creatividad es la habilidad de pensar fuera de la caja, con la cual hemos alcanzado una exposición internacional”.

    Así, en lugar de enfocarse en el saturado mercado de la Alta Relojería, tratando de luchar contra sus potenciales competidores, prefirieron conceptualizar una marca centrada en las necesidades y deseos de una comunidad fuera de convencionalismos: hombres y mujeres que aprecian el lujo urbano, el dinamismo, la moda global, la tecnología de punta y la extroversión en una pieza de diseño.

    La marca que nació bajo el lema Toys for Boys desafía lo establecido, por eso Giancarlo aceptó el reto de ser CEO de Bomberg para impulsar su evolución. Él tiene 14 años de experiencia en la industria, pasión que lo llevó a formar parte del consolidado Grupo Swatch y de Romain Jerome, asimismo durante tres años fue el director internacional de ventas de la marca JeanRichard.

    “No considero que sea tiempo de planear una nueva era para Bomberg, por el contrario, nuestro reto es continuar trabajando por el posicionamiento de la marca en todo el mundo, lo que hemos venido desarrollado en estos últimos tres años. Por supuesto, hemos evolucionado rápidamente, empezamos manufacturando ocho mil relojes y ahora producimos más de 20 mil piezas, es un gran trabajo”.

    El alma de Bomberg es la propia estructura de los relojes, la caja extraíble, las correas intercambiables, el diseño fuera de los esquemas clásicos, pero también para él es indispensable “continuar con la divertida mercadotecnia que nos caracteriza, con ese gesto de irreverencia, sofisticación y masculinidad”.

    México es uno de sus mercados en expansión, ya que para nadie es ajeno el rápido crecimiento del segmento de lujo en nuestro país y el resto de Latinoamérica. “Nuestra colección es versátil, revolucionaria, amo la precisión en su manufactura, además me fascina poder transformar un reloj de pulsera en un guardatiempo de bolsillo, es genial,” acierta Giancarlo. “Los mexicanos son extrovertidos, realmente auténticos y sienten atracción por las colecciones de Bomberg, son nuestro principal mercado latino hoy en día, por lo cual queremos seguir sorprendiéndolos con conceptos que son únicos en la industria”.

    BOLT-68 PARA EL HOMBRE REBELDE
    Es la nueva familia de relojes Bomberg dedicada al hombre rebelde, cuya primera innovación técnica es la posición del cronógrafo y corona en las 12 horas. La carátula del modelo cronógrafo cuenta con tres contadores, más la ventana para el fechador en la parte superior.

    “La versión GMT muestra un segundo huso horario en la posición de las tres, cuya caja tiene un diseño muy sencillo, adornado con Clous de Paris o con un patrón de agarre tipo granada en el modelo mecánico. Además del impacto visual, estos dos elementos tienen una función práctica,” explica el relojero suizo. “Al usar un ingenioso sistema de bayoneta con el gatillo protegido (patentado por Bomberg), el módulo de la caja puede separarse de la base y colocarse en una cadena de metal”. La nueva configuración es ahora un reloj de bolsillo.

    Desde el punto de vista técnico, este doble uso, bolsillo y pulso, ha significado nuevos avances en tres áreas: tamaño, ingeniería y seguridad. A su vez, el modelo BOLT-68 Skull, de edición limitada, tiene una cadena metálica de color negro cuyos eslabones representan una serie de calaveras. Además, presentaron su primera línea de accesorios, se trata de una serie de brazaletes unisex donde figura su icónica calavera. Estas piezas se inspiran en algunos de sus relojes como Skull Badass o Skull Phantom.

    “La versatilidad de nuestros relojes, su fuerza, la precisa manufactura y las robustas proporciones son gestos que representan la personalidad de Bomberg, incluso en todo el mundo ya reconocen nuestra comunicación y marketing tan diferente a otras marcas,” finaliza Giancarlo Mantuano.