• EVOCACIÓN AMALFITANA

    <
    >

    La colección Sunlight Journey de Piaget representa una travesía por las fronteras de un brillante deseo, un hipnótico efecto luminoso, esa magia que dura sólo un instante, pero que es capturada en estas piezas de alta joyería y relojes.

    Por Arturo Emilio Escobar
    Fotos Cortesía Piaget

    Tierra de fuego y volcanes bañada por la luz, donde los elementos naturales resuenan con fuerza y pasión, la costa amalfitana fue el escenario creativo que alimentó el alma de la colección Sunlight Journey. Se trata de un lugar propicio para el desarrollo de la cultura, un ambiente de intercambio y diálogo que estimula el arte de vivir, ese gesto de intensidad y refinamiento tan apreciado para la Sociedad Piaget.

    Si cada momento del día genera su propia luz y emotividad, entonces, por qué no transmitir ese sentimiento con los deslumbrantes colores y resplandores únicos de las gemas excepcionales. Así surgió una motivación y concepto artístico que cobró vida entre zafiros azules y diamantes amarillos, una sinfonía orquestada con la exquisita manufactura de los artesanos suizos.

    SECRETOS DEL AMANECER
    Justo después del alba, cuando el mar y el cielo parecen fundirse en brumosos tonos de gris, beige y rosa, uno se encuentra con personas que pasean por la playa buscando nuevas sensaciones. Los primeros rayos de sol rozan la superficie del agua, creando un elegante juego en las tierras mediterráneas.

    Al vivir esa sensación crearon piezas en oro rosa adornadas con ópalos blancos y turmalinas Paraiba, así como relojes con esferas decoradas con ópalos blancos, cuyos fascinantes matices forman escenarios de esponjosas nubes y espuma que inspiran sueños salvajes.

    FESTIVAL DE MEDIODÍA
    Cuando el sol ilumina desde lo más alto una tierra llena de contrastes y efectos visuales, las rocas aparecen talladas como gemas en bruto, trazando una aleatoria trayectoria a lo largo de los acantilados, más allá de los cuales se extienden infinitas franjas de cielo y mar. Es como una sinfonía de esmeraldas, zafiros y lapislázulis que atrapan la mirada.

    Al ver los pendientes aparece esa metáfora, el reflejo de la geografía de unas remotas islas perdidas en un mar de ópalo negro. Asimismo, su collar sautoir resplandece como el mediodía con gemas en talla marquesa, diamantes y plumas dispuestas alrededor de un excepcional zafiro estrella azul.

    Gracias a una lluvia de diamantes, otro de sus collares, con un zafiro de Ceilán en talla ovalada, imita los reflejos del sol sobre la superficie del agua; acercándose a la orilla de la costa.

    LA CELEBRACIÓN DEL ANOCHECER
    Cuando las horas de ardiente calor llegan a su fin, los jardines adquieren vivos colores y desprenden aromas perfumados. Las mujeres deslumbran al usar vestidos floreados mientras pasean caminando entre buganvilias rosas.

    Esos conmovedores y cautivantes momentos también fueron trasladados a sus diseños, por ejemplo, al observar el cielo vestido de naranja, rosa y oro, mientras el sol brilla en toda su majestuosidad por unos segundos antes de sumergirse bajo el horizonte, es cuando apreciamos la grandeza de estar vivos. Es un estado de ánimo que evocaron en su reloj de pulsera adornado con una espinela rosa purpúrea, donde se proyectan los rayos de los zafiros rosas y espinelas rojas.

    Como una explosión de júbilo, los rubíes y diamantes resplandecen en los escotes más refinados, en collares que representan los preciados motivos solares de Piaget, tal como sucede en su pieza que integra un diamante amarillo en talla cojín, brillando espectacularmente en compañía de espinelas rojas con otros diamantes amarillos y blancos. Esa magia también inspiró el trazo de un anillo con marquetería de plumas adornada con zafiros púrpuras, espinelas rojas y diamantes, un tesoro del mundo amalfitano a la mitad del verano.