• ESPAÑA DE PUNTA A PUNTA

    <
    >

    España es uno de los países más hermosos del mundo. Cuenta con infinidad de atractivos históricos, gastronómicos, culturales, enológicos; una incomparable vida nocturna, preciosas playas… y no acabaríamos de enumerar las decenas de maravillas de la joya ibérica. Aquí tres destinos imprescindibles en el norte, centro y sur del país.

    POR AZUCENA PACHECO
    FOTOS TURISMO DE SEGOVIA Y TURISMO DE ANDALUCÍA

    BARCELONA
    COSMOPOLITA Y VANGUARDISTA

    La Ciudad Condal ubicada al norte del territorio español, específicamente en la Provincia de Cataluña, está situada entre el mar y la montaña. Aquí vivieron algunos de los genios artísticos más importantes del mundo: Joan Miró, Pablo Picasso, Salvador Dalí, Antoni Tapies, pero definitivamente, el personaje más emblemático y que le otorgó a esta ciudad su estética característica, fue el arquitecto Antoni Gaudí.

    La indefinible y espectacular obra de este hombre, que incluso fue beatificado por las buenas obras que hizo en vida, se encuentra casi a cada paso: en las luminarias y bancas del elegante Paseo de Gracia, en dos de sus obras cumbres ubicadas en éste: Casa Milá, mejor conocida como La Pedrera, y Casa Batlló, pero, sobre todo, en el proyecto que marcó e incluso terminó con su vida y que sigue en construcción: La Sagrada Familia. También podrás encontrar el arte de Gaudí en el Barrio Gótico (Palacio Güell) y en los suburbios (Finca Güell, en Pedralbes, Colonia Güell y Parque Güell).

    Los atractivos a conocer aquí son casi infinitos: puedes pasar una tarde de playa en la tradicional Barceloneta, un día de museos en Montjüic, una noche de marcha y tapas en Las Ramblas, el Barrio Gótico o la Diagonal, admirarla desde las alturas en alguna de las torres de La Sagrada Familia o sobrevolarla en el teleférico. Es recomendable invertir al menos una semana aquí pues las posibilidades son infinitas y siempre te quedarás con la sensación de que te faltó algo por hacer o conocer.

    La gastronomía catalana merece mención aparte. Basta recordar que aquí se han ubicado algunos de los mejores restaurantes del mundo. Las opciones también son innumerables, pero los imperdibles son el pantomate, la scalivada, los Calçots con salsa romesco, la butifarra con mongetes, el arroz negro, y como postre, crema catalana.

    SEGOVIA
    DE CABALLEROS ANDANTES

    En el centro de España los paisajes, tanto agrestes como bucólicos, remiten a la obra maestra de Cervantes, Don Quijote de la Mancha. Y en la provincia de Castilla León, podemos encontrar ciudades medievales que nos transportan a la época de los caballeros andantes. Segovia es uno de los mejores ejemplos.

    Aunque recomiendan que visites este espacio mientras te hospedas en Madrid, como un viaje de ida y vuelta, lo mejor es dedicarle dos o tres días para disfrutar a tus anchas, pues además cuenta con una oferta importante de hospedaje boutique y casas rurales encantadoras; caminar por las noches, con el acueducto, el alcázar y otros monumentos iluminados, es una gran experiencia.

    Los atractivos imperdibles son El Alcázar, monumental castillo que (dicen) sirvió de inspiración a Walt Disney para crear el castillo de Blanca Nieves y una de las más imponentes fortalezas. El Alcázar mira desde lo alto, imponente, al resto de la ciudad, con su característica forma de proa de barco.

    La siguiente gloria arquitectónica de este sitio es el acueducto romano, que data del siglo II y es el mejor conservado de sus características en el mundo. El resto del tiempo, simplemente camina a tu aire hasta encontrarte con la Catedral de Santa María de Segovia, la Judería, el Palacio Episcopal, la casa de los picos y las iglesias de San Millán y San Esteban. Y para encontrar la mejor panorámica de la ciudad, sube al mirador de la Pradera de San Marcos, con una de las mejores vistas del Alcázar, al de la Muralla, o al de la canaleja.

    No olvides consentir tu paladar con cocina medieval como el cochinillo asado (sí, tal como el que viste en las películas), jamones de bellota con D.O., cordero lechal o conejo a la Segoviana, y como postre, ponche segoviano.

    GRANADA
    DE TABLAOS Y FLAMENCO

    Andalucía es una provincia llena de encanto. Aquí el calor arrecia, pero para eso hay playas donde refrescarte. La Alhambra o Qalat al-Amra en árabe, es la joya de esta ciudad y el ejemplo mejor conservado de la arquitectura nazarí o granadina de los Siglos XIII, XIV y XV y que dio lugar al arte mudéjar. Te aseguro que no verás nada parecido en otra parte.

    Aquí las recomendaciones son prácticas, sobre todo si viajas en temporada alta, pues el patronato encargado de la conservación del recinto vende un número limitado de pases por día. Puedes comprar tus boletos con anticipación en: www.alhambra.org, los precios incluyen guía.

    Invierte en Granada al menos tres días, para disfrutarla a pleno. Hay dos barrios que no debes perderte: Sacromonte y El Albaycin. En Sacromonte encontrarás una serie de cuevas que han sido habilitadas por los gitanos como viviendas desde el siglo VIII. Allí encontrarás comida típica andaluza y espectáculos de tablao flamenco. Pero ¡ojo!, es verdad aquello de que algunos gitanos son amantes de lo ajeno, así que cuida mucho tus pertenencias.

    Por otro lado, desde El Albaycín, tendrás las mejores vistas de La Alhambra, además de ser un barrio tradicional y bohemio donde podrás hospedarte en alguna casa rural y encontrar los mejores restaurantes de cocina andaluza, donde tienes que probar el jamón de Trevélezo, la Olla de San Antón, la Tortilla del Sacromonte, tomar un café turco o una cerveza; y de postre, unos Piononos.

    Tampoco puedes dejar de visitar la Alcaicería, un mercado al más puro estilo marroquí, donde podrás encontrar todo tipo de artesanías granadinas, como loza de Fajalauza, cofres de madera incrustada o taracea y farolas de cristal coloreado.