• EL LUJO VERSIÓN DOMINICA

    <
    >

    Aguas termales, bosques selváticos, cuevas secretas, altas cascadas y un verde espero que lo envuelve todo; no hay nada mejor que experimentar esta isla volcánica del Caribe desde uno de sus resorts de lujo.

    por ANDONI ALDASORO
    fotos TURISMO DOMINICA

    Cascadas, selva, manantiales termales sulfurosos, lluvia, niebla en las cimas de las montañas, pozas escondidas entre la maleza, ríos, arrecifes y costa, mucha costa, esta indómita isla natural, más natural que las vecinas caribeñas, promete experiencias llenas de aventura, relajación y lujo. Nótese que el lujo en Dominica no se limita a hospedarse en resorts de cinco estrellas, ni recibir todas las amenidades que los viajeros más exigentes pudieran esperar, sino al placer de conocer y convivir con un paraje donde la naturaleza se ha mantenido limpia y virgen.

    LAS ISLAS DEL CARIBE COMO UN QUETZAL
    ¿Cómo situar Dominica en el mapa de las islas que conforman el Caribe? Imagina un quetzal, esas hermosas aves de colores que presumen de una larga cola, volando de derecha a izquierda: la cabeza es Cuba; el ala superior es Bahamas, la inferior, las Islas Caimán, ambas extendidas; después viene el cuerpo y la larga cola de plumas, Dominica está a la mitad de esta elegante cola multicolor; entre Guadalupe y Martinica. No son muchas las aerolíneas que viajan a Dominica y las que lo hacen, generalmente lo hacen con una escala o dos. ¿Qué se puede decir? al final, tras ver las montañas copadas de un verde brillante, bien vale el tiempo que haya tomado el trayecto.

    En muchos sentidos, Dominica es la isla “anticaribeña” al haberse librado del turismo masivo porque tiene muy pocas playas de arena, pocos resorts lujosos y ningún vuelo directo internacional. Los dominiqueses son tan amables que suelen parar a los visitantes para desearles una feliz estancia. Desde su “descubrimiento” por Cristóbal Colón en 1493, la isla fue prácticamente olvidada hasta 1763 cuando los franceses y los ingleses rivalizaron por su posesión. La influencia de ambas culturas es visible tanto en la arquitectura, usos y costumbres de los dominiqueses, como en su forma de llevar la vida.

    SECRET BAY: NATURALEZA Y LUJO
    Una buena recomendación es rentar un automóvil, aunque la mayor actividad turística se concentre en Roseau, la capital situada en la mitad inferior, hay muchos atractivos a lo largo de toda la isla. Una de las mejores opciones para hospedarse se encuentra a un poco más de cuarenta kilómetros por toda la costa hacia el norte, en Portsmouth. El hotel se llama Secret Bay.

    Ubicado en un espectacular monte en la costa noroeste de Dominica, este elegante complejo ecológico está conformado por seis amplias villas compuestas completamente de madera dura de Guyana. Ubicadas a 33 metros sobre el nivel del mar, las villas de luna de miel llamadas Zabuco son las más deseadas por los viajeros. Abiertas y con forma de pabellón, con ventanas de piso a techo en la sala de estar, cada una de estas villas de 250 metros cuadrados incluye una cocina y una terraza frente al mar con una infinity pool privada.

    Por otra parte, las dos villas Ylang Ylang con terrazas y piscinas elevadas también son excepcionales. Los espacios comunes incluyen una sala de spa estilo casa de árbol; un nuevo pabellón de meditación suspendido sobre un río y un restaurante al aire libre. Además, el nuevo Zamann Watersports Hut del hotel ofrece kayaks y equipo de snorkel, se ofrecen actividades como snorkel nocturno, buceo y exploración de cuevas a bordo de un barco.

    JUNGLE BAY: SUSTENTABILIDAD EXCLUSIVA
    El renovado resort Jungle Bay Eco Villas se encuentra en las colinas de Morne Acouma Soufrière, en el sur de Dominca, y ofrece una vista panorámica de una de las partes más fotogénicas de la llamada Isla de la Naturaleza. Los viajeros con gusto por las aventuras acuáticas festejarán que el santuario marino de Scotts Head, famoso por su galardonado buceo y esnórquel, éste a solo unos minutos de distancia. Esta lujosa propiedad ecológica fue construida teniendo en cuenta la sostenibilidad y la preservación del entorno natural y ofrece actividades holísticas para el bienestar y la relajación.

    La leyenda afirma que la primera bebida de fruta concentrada del mundo, patentada en 1867, fue producida con limas provenientes de esta propiedad. Los afortunados huéspedes experimentarán esta rica historia que aún aparece en un artefacto interesante ubicado cerca de nuestro spa: una polea todavía se asienta en la propiedad que se usó para transportar las limas a la ribera de la Bahía de Soufrière, donde los buques mercantes esperarán para llevar el producto a Londres.

    En las mesas de Jungle Bay es posible degustar comidas orgánicas y jugos tropicales frescos, todo lo necesario para emprender las caminatas programadas diarias y actividades alrededor de Dominica y excursiones para explorar cascadas escondidas, piscinas oceánicas y aguas termales naturales.

    DÓNDE HOSPEDARSE
    Secret Bay
    secretbay.dm

    Jungle Bay
    junglebaydominica.com