• EL IMPERIO ITALIANO CONQUISTA LOS EMIRATOS

    Como un oasis, el Bulgari Resort Dubai es el nuevo huésped de la isla artificial de la bahía de Jumeira, con forma de caballito de mar, conectado por un puente de 300 metros al centro de Dubái.
    <
    >
    Como un oasis, el Bulgari Resort Dubai es el nuevo huésped de la isla artificial de la bahía de Jumeira, con forma de caballito de mar, conectado por un puente de 300 metros al centro de Dubái.

    Como un oasis, el Bulgari Resort Dubai es el nuevo huésped de la isla artificial de la bahía de Jumeira, con forma de caballito de mar, conectado por un puente de 300 metros al centro de Dubái. Este proyecto es el destino ideal para los visitantes que buscan privacidad y exclusividad, la sensación de hospedarse en una residencia de ultra lujo.

    por Arturo Emilio Escobar/small>

    Desde el corazón de la vibrante ciudad de Dubái y sus atractivos culturales, hace poco tiempo inauguraron el nuevo paraíso imaginado por el renombrado arquitecto italiano Antonio Citterio, quien junto a Patricia Viel ha creado hasta la fecha todos los Bulgari Hotels & Resorts del mundo, por lo cual la marca de lujo también les encomendó proyectar los espacios del Bulgari Resort Dubai con un estilo puramente italiano.

    Al diseñar el conjunto como si se tratara de una exótica joya, los arquitectos eligieron inusuales materias primas según su color, textura y tacto, esculpiéndolas para brillar, embellecer y perdurar en su desértico entorno, creando un incomparable ejemplo de hospitalidad de ultra lujo. Ambos propusieron exuberantes jardines colgantes, piscinas iluminadas y elementos que se asemejan a un tradicional pueblo italiano junto al mar, combinando el alma mediterránea con el escenario natural a las orillas del Golfo Pérsico.

    El resort está unido por seis edificios residenciales de 173 apartamentos con vista al mar, 15 mansiones privadas, un club de playa, el primer puerto deportivo y el Club Náutico Bulgari. La arquitectura del hotel y el pabellón del club náutico son las gemas más preciosas o el cierre de un pequeño collar compuesto por brillantes elementos situados a lo largo del paseo marítimo. Ubicadas en la costa, las villas ofrecen una experiencia única entre los fragantes jardines con sus patios privados, la profunda playa y el espectacular horizonte de la ciudad.

    A medio camino entre la obra artística de un orfebre y una sofisticada creación natural, la textura del coral envuelve a los dos edificios principales del hotel. Producidas con la superposición de líneas horizontales, las fachadas están definidas por un vivo patrón que genera sombra, brillante y ligero como la porcelana, aunque no deben confundirse con el mármol blanco ricamente veteado con arabescos dorados sobre las paredes.

    “Esta secuencia de planos superpuestos, pero no alineados, crea un desorden armónico y complejo, que comunica un ambiente verdaderamente elegante, pero no formal, exclusivo, pero abierto hacia las espectaculares vistas del mar y el horizonte de rascacielos”, dijo Antonio Citterio. “El objetivo del proyecto es integrarse de manera íntima con las formas e intenciones presentes en la isla, hasta convertirse en parte de ella. El uso de una piedra caliza que recuerda la arena dorada del desierto, pero también la arquitectura esculpida del sur de Italia, resuelve el problema. Exaltamos la continuidad con el material natural, hecho por el hombre, que también concibió algo que parecía imposible: esta isla”.

    En el espíritu de las construcciones clásicas de la década de 1930, Citterio y Viel seleccionaron o diseñaron todos los detalles del resort para reflejar consistencia, comodidad y pureza, manteniendo un estilo ciento por ciento italiano.

    “Cada pieza de alta calidad, desde la bañera de mármol hasta la manija de la puerta esculpida, todo se integra a la perfección con el mayor discernimiento. De esta manera, al recorrer los ambientes de Bulgari Resort Dubai se percibe un mismo lenguaje, un estilo internacional, incluso un poderoso espíritu y la integración atemporal del enfoque lujoso de Bulgari”, agregó Patricia Viel.

    EL ORÍGEN
    Aunque la pasión de Bulgari por el lujo goza de gran arraigo, sus intenciones para convertirse al ciento por ciento en una firma de lifestyle son relativamente nuevas. La aventura de trasladar su pasión por el diseño al mundo de los hoteles comenzó en 2004, año en que edificaron el primer Bulgari Resort en Milán. Después de éste llegaron las sedes de Londres y Bali, hasta que recientemente conocimos al cuarto “hijo” de esta prolífica cadena: el Bulgari Resort Dubai.

    Este hotel en los Emiratos Árabes Unidos es el más costoso de Dubái, lo que son palabras mayores a la hora de hablar de altísimo lujo. “La primera idea fue huir de las mega construcciones de este país, como podría ser el mismísimo Burj Khalifa. Luego, surgió un concepto ecléctico donde todo el mundo puede sentirse en plena paz”.

    Las 101 habitaciones y suites del hotel y las 20 villas fueron exquisitamente amuebladas con las mejores marcas de muebles italianos como Maxalto, Flos, Fexform y otros, en una expresión de la calidad Made in Italy. Todos sus espacios tienen amplias vistas sobre el impresionante horizonte de Dubái o el Golfo Arábigo, con grandes balcones para admirar el sueño más exótico del Medio Oriente.