• 7 JARDINES EMBLEMÁTICOS

    <
    >

    Lugares de inspiración y extraordinaria belleza

    Sí crees que lo has visto todo y nada te puede llegar a impresionar, seguramente no has visitado los siete jardines más bellos del mundo. Sus colores, aromas y exuberante vegetación te robaran el aliento y enamoraran eternamente.

    1.- JARDÍN BOTÁNICO DE CURITIBA
    Hogar de la biodiversidad brasileña
    El Jardín Botánico de Curitiba abrió sus puertas 1991 y la mente detrás de esta extraordinaria construcción es Jaime Lerner, un arquitecto brasileño que ha destacado en su país por su labor urbanista y quien en su momento buscó proteger la biodiversidad de Brasil. Este bello jardín es la mayor atracción de la ciudad de Curitiba y desde su inauguración ha recibido a miles de visitantes que año con año se dan cita en el lugar para apreciar y enamorarse de la gran cantidad de especies endémicas provenientes de los diferentes climas del destino. Su superficie es de 240,000 metros cuadrados, en los cuales sobresale un hermoso invernadero al estilo art nouveau de estructura metálica, rodeado de unos jardines con cuidados diseños geométricos de estilo francés.

    2.- JARDÍN KEUKENHOF
    El más colorido de Europa
    Situado entre las localidades de Lisse e Hillegom en Holanda, el Jardín Keukenhof ocupa un espacio de 32 hectáreas donde conviven exquisitas obras de arte, lagos, molinos con los hipnotizantes colores de siete millones de tulipanes, narcisos, jacintos y buldos de flor. La visita ideal consiste en dejarse llevar por esos senderos de colores sin rumbo fijo y captar en la memoria cada detalle que conforma el bello escenario. Actualmente Keukenhof es uno de los parques primaverales más bellos y visitados del mundo, por ello es recomendable recorrerlo en primavera entre el 20 de marzo y hasta el 18 de mayo para disfrutar de todo su esplendor.

    3.- JARDÍN DE VERSALLES
    Herencia del Rey Sol
    Escenario de varias historias cinematográficas, el Jardín de Versalles es el fruto de la ambición y soberbia de Luis XIV, conocido como el Rey Sol, quien encargo su construcción al afamado diseñador André Le Nôtre para que la nobleza conociera parte de su magnanimidad. Con 800 hectáreas de superficie, un canal de agua de 23 hectáreas, 50 fuentes y unos 200.000 árboles, Versalles constituye una referencia de primer orden en la historia de la jardinería. En su tiempo, fue una obra faraónica por sus instalaciones hidráulicas y la gran cantidad de tierra que fue sustraída de otras localidades, hoy en día es Patrimonio de la Humanidad y un referente turístico para los visitantes locales y extranjeros.

    4.- JARDINES DE SHALIMAR
    Un monumento al amor
    Los Jardines de Shalimar, en la ciudad de Lahore en Pakistán, son un complejo de edificios (fuerte y jardines) construidos entre los años 1641 y 1642 para honrar la memoria de Mumtaz Mahal, esposa del emperador musulmán Shah Jahan de la dinastía mongol, quien murió en el nacimiento de su hijo número 14. La belleza que presentan las obras arquitectónicas es desmedida y, el fuerte en sí mismo, posee una tradición mítica ya desde su construcción. En 1981 los jardines de Shalimar fueron incluidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, sin embargo corren el peligro de desaparecer por los conflictos armados.

    5.- JARDÍN RYÓAN-JI
    A quinta esencia de arte Zen
    Considerado como uno de los ejemplos más notables del “paisaje seco”, el Jardín Ryóan –ji, ubicado dentro del templo budista homónimo en Kioto Japón, es un lugar de plena quietud cuyo jardín de rocas puede elevar el espíritu a otra dimensión, según el arte Zen. Con 25 metros de ancho y 10 de largo, presenta una superficie de arena blanca con 15 rocas agrupadas desde el este en grupos de siete, cinco y tres rocas, y ha sido declarado lugar histórico y de belleza escénica de Japón. Las rocas parecen estar flotando sobre la superficie del océano y están distribuidas de tal manera que presentan el símbolo del corazón. Sin duda, es la obra maestra más grande de la cultura japonesa.

    6.- JARDÍN SUAN NONG NOOCH
    Espacio para la conservación
    El jardín botánico abrió sus puertas en 1980 con el nombre de Suan Nong Nooch, en honor a su propietaria Nongnooch Tansacha, quien junto con su esposo compró 200,94 hectáreas para cultivar frutos tropicales, pero su amor a la tierra y biodiversidad de su país los hizo cambiar de proyecto para construir un majestuoso jardín tropical de flores y plantas ornamentales. Desde entonces se dedicaron a embellecer cada rincón con sofisticados detalles de la cultura tailandesa. Todo parece ser de un cuento de hadas, está lleno de casas de estilo tailandés, villas, salones de banquetes, restaurantes y piscinas.

    7.- XILITLA
    El lugar de los sueños
    Enclavado en la sierra montañosa de San Luis Potosí, México, en el enigmático pueblo de Xilitla, se encuentra un extraordinario jardín surrealista cuyo diseño fusiona a la perfección figuras hechas en concreto con la belleza natural del destino. Su creador Edward James un escultor del movimiento surrealista viajó a México en busca de orquídeas y de un lugar tranquilo que le sirviera de lienzo para plasmar sus pensamientos oníricos. Su construcción inédita es un imán para visitantes de todo el mundo, quienes quedan encantados con cada una de las figuras surrealistas las cuales reflejan el espíritu idealista y soñador de su creador.